Celiaquía en niños – Consejos para padres de niños celíacos

Celiaquía en niños – Consejos para padres de niños celíacos

consejos para padres niños celíacos

La celiaquía es una de las enfermedades intestinales crónicas más comunes y que ocurre con más frecuencia en Europa. Según la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), uno de cada 200 o 300 nacidos vivos en España puede padecer la enfermedad celiaca. Actualmente, hay diagnosticados 20.000 niños celíacos en todo el país.

 

Mi hijo es celíaco – Socorro, qué hago

Los padres de niños recién diagnosticados se sienten totalmente perdidos y es lógico que sientan una gran preocupación por lo que se les puede venir encima. Cientos de preguntas se agolpan en su cabeza. Y esto se agrava si nunca han tenido ningún contacto con la enfermedad, es decir, ni familiares, ni amigos, ni compañeros de trabajo con los que ya hayan podido hablar del tema y conocerlo aunque fuera levemente. Pero antes de entrar a dar algunos consejos:

Cuándo y cómo me doy cuenta.

Los síntomas de la celiaquía en niños son difíciles de detectar y esto ocurre por varios motivos:

  • Los síntomas no tienen por qué ser permanentes, y pueden aparecer unas veces sí y otras no.
  • La cantidad de alimentos con gluten es muy alta, por lo que es muy normal que los padres se vuelvan locos buscando qué es lo que puede producir una reacción alérgica, y ya no digo cuando los niños comen fuera de casa.
  • Otro motivo que lo hace tan difícil es el carácter latente de la enfermedad, que puede presentarse después de años consumiendo alimentos con gluten.

Es importante por tanto estar atentos a los síntomas característicos de la enfermedad, pero antes hay que entender una particularidad de la enfermedad para poder verlo más claro:

La enfermedad celiaca es una dolencia digestiva, que daña el intestino delgado, debido a la intolerancia permanente al gluten, una proteína que se encuentra presente en la harina de cinco cereales: trigo, centeno, cebada, malta y avena.

El gluten es una masa viscoelástica, insoluble en agua, que forma parte de las proteínas de reserva de los cereales. La ingestión de alimentos con gluten produce una lesión progresiva en las vellosidades del intestino encargadas de absorber los nutrientes (proteínas, hidratos de carbono, grasas, sales minerales y vitaminas) de los alimentos y pasarlos a la sangre para que se distribuyan por el organismo.

Con estas vellosidades dañadas, existe una mala absorción de los nutrientes, por tanto, el enfermo celiaco puede sufrir de malnutrición y padecer otras enfermedades.

Dicho esto, hay síntomas como la irritabilidad o la falta de apetito que nos pueden poner sobre aviso ante un caso de celiaquía.

Los síntomas más comunes de la celiaquía en niños:

  1. Dolores abdominales o calambres. Uno de los síntomas más difíciles, casi siempre por la incapacidad de los más pequeñines de describir exactamente el origen del dolor.
  2. Distensión abdominal, gases o sensación de tener la tripa hinchada.
  3. Cambios en las heces de manera frecuente, como diarrea o estreñimiento.
  4. Náuseas y vómitos después de haber comido.
  5. Falta de apetito.
  6. Aumento del nivel de cansancio o fatiga (astenia), así como falta de ganas para salir a jugar o hacer cosas junto a otros niños.
  7. Pérdida de peso repentina. Algunos niños presentan dificultades para ganar peso de manera normal.
  8. Crecimiento por debajo de lo normal comparado con otros niños de su edad, además de presentar huesos frágiles que tienden a romperse. La pubertad también suele llegar más tarde.
  9. Úlceras en la boca de manera recurrente y daños en el esmalte de los dientes.

Ahora bien, en la infancia y en las fases de crecimiento hay muchos factores que pueden llevar a alguno de estos síntomas. Lo principal como siempre es consultar con el médico. Ante cualquier sospecha, el médico realizará un cuestionario para conocer los antecedentes familiares y lo completará con un análisis de sangre para determinar los parámetros propios de esta intolerancia (su predisposición genética y su índice de actividad). En ocasiones, si lo considera oportuno, le hará al niño una biopsia intestinal mediante endoscopia para extraer una pequeña muestra del tejido intestinal y determinar si las vellosidades están dañadas tras el consumo de gluten. Es muy importante no retirar el gluten de la alimentación del niño hasta que se confirme, ya que sólo conseguiremos retrasar el proceso.

Confirmado: Mi hijo es celíaco

Es verdad que en ese momento se os puede venir el mundo encima, pero ante todo hay que seguir las recomendaciones del médico y mantener la calma. Pronto veréis cómo, con el paso de los días desde que el menor empieza a realizar la dieta sin gluten, experimenta una gran mejoría, y sentiréis un gran alivio al comprobar que vuestro hijo va mejorando. Habrá momentos duros, surgirán tentaciones, y esos momentos en los que tu hijo/a quiera comerse una pizza como la de sus amigos, o el bocata de foie-gras como todos los demás, pero tenéis que tener en cuenta que esto es una carrera de fondo y que lo principal es la salud de vuestro hijo.

Desde la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) nos dan una serie de recomendaciones para adaptarnos a este nuevo estilo de vida:

1 Contactar con la Asociación de celiacos.

En primer lugar es recomendable contactar con la asociación de celiacos de tu comunidad, ellos son los expertos en dieta sin gluten y por tanto podrán ayudarte a saber cuáles son los alimentos permitidos y cuáles no, facilitándote las herramientas necesarias para conocer las marcas aptas para celiacos y así poder realizar una dieta sin gluten cien por cien segura.

2 Comunicación fluida entre padres e hijos.

Ocultar al niño su enfermedad no le ayuda ni a entender, ni a aprender a convivir con ella. La información debe producirse lo antes posible y es responsabilidad de los padres exponerla de forma clara, respondiendo siempre a las dudas e inquietudes del pequeño.

3 Educación sobre la dieta sin gluten.

Es aconsejable explicar al niño los alimentos con la regla del semáforo y los colores, para que comprenda cuales son los productos permitidos y prohibidos, y cuales aquellos que tiene que mirar por marcas, si lo haces de una manera divertida será como un juego que permitirá al niño conocer los alimentos para poder familiarizarse con la dieta sin gluten.

4 Ámbito escolar.

Es importante hablar con los profesores para que lo tengan en cuenta a la hora de realizar actividades relacionadas con la alimentación y no se sienta marginado y desplazado por no poder participar, además si acude al comedor escolar es aconsejable ponerse en contacto con el personal y asegurarse de que tienen cuidado para que a la hora de la comida no se produzcan contaminaciones cruzadas con la comida de los demás niños.

Para ayudar a la integración en el ámbito escolar de los niños celíacos en la hora del almuerzo, hemos adaptado uno de nuestros mejores panes a un formato especial para niños. Se trata de unos minibocadillos sin gluten ni lactosa que ayudarán a que tu hijo se sienta como los demás. 

5 Relación con el entorno.

Es esencial informar a la familia y amigos acerca de la enfermedad celiaca y la dieta sin gluten para hacerles entender qué es y qué puede ocurrir cuando se producen transgresiones.

6 Normalización.

Es aconsejable eliminar la harina con gluten de la dieta familiar sustituyéndola por algún tipo de harina apta para celiacos, así se evitan contaminaciones cruzadas y que el menor pueda confundirse a la hora de consumir algún alimento. Para el resto de productos como pan, pasta, galletas, etc. no es recomendable adaptar la dieta para toda la familia ya que aparte de suponer un gran incremento en la economía familiar, el menor debe conocer y comprender que su dieta es diferente, para cuando salga a comer fuera de casa de amigos o familiares no lo vea como algo extraño, es la manera de normalizar esta nueva condición.

7 Cocinar con los “peques”.

Involucrar al niño en la cocina es una manera diferente y divertida para que aprenda de primera mano todo lo que puede comer y lo que no.

Para terminar quería hacer una pequeña referencia, pero esta vez a la adolescencia, un período de rebeldía en la que tendremos que estar muy al tanto. El adolescente querrá participar de lo mismo que hacen sus amigos. Es un momento en el que la enfermedad se puede volver más asintomática y eso provocar el deseo de probar alimentos prohibidos, puede transgredir la dieta y eso es realmente peligroso, puesto que puede afectar a su desarrollo.

Ya sabéis, “calma y buenos alimentos”.

Para cualquier duda que tengáis siempre podéis contactar con nosotros y estaremos encantados de ayudaros en todo lo que podamos!

Summary
Celiaquía en niños - Consejos para padres de niños celíacos
Article Name
Celiaquía en niños - Consejos para padres de niños celíacos
Description
La Celiaquía en niños es muchas veces un proceso difícil tanto para padres como para los niños celíacos. Aquí os damos una mini-guía, con síntomas y maneras de diagnosticarlo a tiempo y los primeros consejos que debes seguir cuando a tu hijo le han diagnosticado la enfermedad celíaca
Author
Publisher Name
El Chef Sin Gluten
Publisher Logo

One Comment

  • by daniel, post on | Reply

    La verdad es que es un asituación complicada, pero hay muchas organizaciones y empresas que nos ayudan cada vez más a normalizar esta enfermedad. Asociaciones de celiacos a nivel regional o nacional, empresas com aglutinatne https://www.facebook.com/aglutinantemadrid/ ayudan a que cada vez la oferta sea mayor y sea posible hacer una vida normal.

Leave a Reply

Your email address will not be published.