10 Consejos para evitar la contaminación cruzada

10 Consejos para evitar la contaminación cruzada

Contaminación cruzada gluten

Se acercan unas fechas muy señaladas en el calendario para todos; algunos las aman, otros las aborrecen y a otros les importa más bien poco, pero el caso es que de una u otra manera a todos nos afectan. Llegan reuniones familiares, reuniones de empresa, quedadas con amigos a los que no hemos visto hace mucho o no hace tanto, pero que se traducen en una palabra: comilonas. Si, a todos nos encanta comer, compartir mesa y platos al centro de los que picamos todos con gran alegría. Pero es aquí donde puede venir un problema cuando en nuestra mesa hay sentada una persona celíaca. Ese problema se llama “Contaminación cruzada”.

Según la FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España), entre el 1% y el 1,5% de la población en nuestro país padece este trastorno alimenticio, trastorno para nada menor puesto que no estamos hablando de una mera alergia, sino de un trastorno autoinmune que afecta a personas con una predisposición genética. Aquí os dejo un enlace para los que queráis más información sobre la celiaquía.

Dicho esto, que nadie se alarme. Siguiendo unas pequeñas recomendaciones esa cena o comida se pueden llevar con total normalidad. De hecho, tanto en casa como fuera, se trata de pasarlo bien, de disfrutar de la comida y de los amigos (o familiares) y en ningún caso de una aventura de riesgo a la caza de un dragón. Es verdad que la “Contaminación cruzada” está ahí y que hay que poner cuidado para que la cena acabe bien, pero vayamos por partes.

Qué es la contaminación cruzada

No se trata de alarmar, pero debo hacer una referencia a una imagen de la WikipediaContaminación Cruazada para que todos tengamos claro hasta qué punto hay tener cuidado con el concepto de “Contaminación cruzada”. En esa imagen se puede ver una miga de pan de 1mm de tamaño comparada con una moneda de 1€ y que sería suficiente para desencadenar una reacción en personas celíacas o sensibles al gluten. Un milímetro. Visto así, uno se da cuenta de lo fácil que puede ser “contaminarse”, pero también nos hace ver que tenemos que ser muy meticulosos a la hora de manipular los alimentos y las herramientas con las que trabajamos (cuchillos, tablas de cortar, delantales,…). La “Contaminación cruzada” puede producirse al utilizar un mismo cuchillo para cortar una barra de pan CON gluten y seguidamente cortar una barra de pan SIN gluten. Sólo con ese gesto, habríamos “contaminado” el pan libre de gluten y la persona celíaca tendría una reacción en el peor de los casos, en el mejor, no se la podría comer.

Quizás en casa sea más fácil estar pendiente de los detalles, pero cuando salgamos fuera no nos tiene que dar ningún pudor preguntar e insistir, es nuestra salud la que puede estar en juego, no dudéis nunca en preguntar, aunque os llamen pesados. Este que os escribe ha trabajado mucho en hostelería y os puedo asegurar que he tratado con muchas personas con diferentes tipos de trastornos alimenticios y alergias y jamás me ha molestado contestar a todas las preguntas que me han hecho, ni entrar las veces que hiciera falta en la cocina para asegurar con el chef los distintos ingredientes que componían tal o cual comida, y ahora vamos con las recomendaciones.

10 consejos para evitar la contaminación cruzada

Tanto en casa, como fuera hay que seguir unos sencillos consejos:

      1. SEPARACIÓN DE BIENES.

        Tanto los platos, como los cubiertos, servilletas, etc, tienen que estar fuera del contacto con los demás utensilios que se hayan podido usar para manipular alimentos con gluten. Se trata de que tener tu reino a buen recaudo.

      2. ACEITES SEPARADOS.

        Si en casa reutilizamos el aceite, este puede estar contaminado. Usa tu propio aceite, ten tus “biberones” especiales, condiméntalos a tu gusto, con ajo, guindilla u otras especias, pero será tu aceite. Y lo podrás hacer tan divertido como excitante.

      3. EL HORNO.

        Mucho cuidado con el horno, trata de no juntar a la vez diferentes comidas, especialmente las que llevan gluten de las que no. Si quieres meter en el hormo una pizza especial, hecha para ti, con las del resto de comensales también se puede producir una contaminación. Sí, lo sé, seguramente te apetezca que toda la comida salga junta y que todos empecéis a comer a la vez, pero te aseguro que no merece la pena por unos minutos de diferencia. Recuerda: primero la pizza sin gluten, después las demás.

      4. RESERVATE LA CABECERA DE LA MESA.

        O una esquinita, pero que sea tu reservado, tu zona, donde lo tienes todo a mano y no se mezcla con las demás comidas con gluten, especialmente con los panes. Acuérdate de la miguita de un milímetro.

      5. YA SÉ QUE ES DIFÍCIL, PERO MEJOR NO COMPARTIR.

        ¿Por qué jugárnosla? Ya sé que a todos nos gusta picar del centro de la mesa, pedir unas cuantas raciones a las que todos atacamos con alegría, pero el sólo contacto de los tenedores o una sopa de pan mojada en esa irresistible salsa puede provocar una contaminación. No te la juegues, antes que nadie empiece a “atacar” la comida, sírvete tu ración en tu plato.

      6. CUBIERTOS LIMPIOS.

        Especialmente todos los de madera que son más porosos y pueden contener pequeñas trazas de gluten. Está claro que los demás también. Cuanto más limpio esté todo, mejor. Vuelvo a repetir aunque pueda parecer pesado. ¿Para qué jugársela?

      7. EL PAN CON GLUTEN LEJOS Y CUANTO MÁS LEJOS, MEJOR.

        De hecho si está en una mesa aparte todavía mejor. Cualquier miga, cualquier traza nos puede “dar la comida”. Hemos venido a pasarlo bien, no a jugar a la ruleta rusa. Obviamente me refiero al pan con gluten, aléjalo de ti. Y por favor, dile a tus colegas que no jueguen a lanzar miguitas de pan. Tú tendrás el tuyo especial, hecho para ti, artesano y con productos aprobados por FACE y utilizados con mucho mimo, hablamos claro de la panadería sin gluten de El Chef Sin Gluten.

      8. CARTAS DE ALÉRGENOS.

        El 13 de diciembre de 2014 entraba en vigor el Reglamento 1169/2011 que obligaba a señalar los 14 alérgenos que pueden contener las preparaciones de restaurantes, bares y empresas de catering. Es una gran noticia porque exige a todas las empresas a señalar los alérgenos que se incluyen como ingredientes, pero no tiene en cuenta la “contaminación Cruzada” resultante de la manipulación de dichos alimentos por lo cual aquí te dejo tres consejos: Pregunta, pregunta y pregunta. Yo no sé tú, pero yo prefiero ser un pesado sano y en buen estado.

      9. LOS POSTRES.

        Por fin, hemos llegado sanos y salvos a los postres, momento en el que nos venimos arriba pensando en esas maravillosas tartas y en los helados, en el Tiramisú… Ummm. Pues no. Tres consejos: pregunta, pregunta y pregunta. No vayamos a fastidiarla en el último momento, cuando ya le habíamos ganado la batalla al dragón de las siete cabezas, sentimos ese momento de debilidad y caemos al foso y se jodió la cena. Si cenas en casa puedes apostar por hacer esta receta de tiramisú sin gluten y sin lactosa que a todo el mundo gusta, pero si es fuera, recuerda informarte.

    Bueno, hemos llegado al final de esta travesía y no hemos caído en ninguna contradicción, hemos sido cuidadosos con todo y, lo más importante, hemos disfrutado de una maravillosa cena con la gente que queremos. Esto me lleva al último consejo, que es muy mío y muy personal:

10. SIENTE QUE ERES EL REY O LA REINA.
Repasando los consejos uno se puede sentir un poco excluido, un poco proscrito. Ponte en un extremo de la mesa, separa bien todo, destierra el pan con gluten… Sí, pero te digo una cosa, eso será así si tú quieres, prefiero pensar que eres una persona especial que lo tiene todo bajo control, que sabe lo que hace en todo momento por su bien y el de su gente, porque al cuidarte también estás pensando en ellos.

  1. Para terminar decir que afortunadamente cada vez hay más empresas que se dedican a cuidar de las personas celíacas, empresas que no renuncian ni a la calidad, ni a la variedad y que ofrecen un catálogo de productos muy estudiados siempre teniendo en cuenta las necesidades del cliente. Muchas de estas empresas cuentan con una tienda ONLINE que sirven a toda España, estén donde estén ubicadas y lo que es más importante es que en sus páginas web te informan acerca de “contaminación cruzada”, de posibles alérgenos y de otros temas que serán de tu interés.No me quiero despedir sin darte tres consejos de vital importancia: PREGUNTA, PREGUNTA Y PREGUNTA. Es de tu salud de lo que estamos hablando, con un poquito de cuidado puedes vivir una vida plena y deliciosa. Disfrútala.
Summary
10 Consejos para evitar la contaminación cruzada
Article Name
10 Consejos para evitar la contaminación cruzada
Description
La contaminación cruzada por gluten es un problema que se repite cada día en la mesa de muchos celíacos, te ayudamos a protegerse en tus comidas!
Author
Publisher Name
El Chef Sin Gluten
Publisher Logo

Leave a Reply

Your email address will not be published.